Cómo broncearse, ¡sin llegar a pasarse!

8 consejos prácticos para el bronceado perfecto

Consejos sobre cómo broncearseLlega el verano, el sol, la playa… y seguro que te vendrán bien unos consejos sobre cómo broncearse (sin pasarse ni quemarse). Es normal preguntarse cosas como “¿conseguiré mi mejor bronceado este verano?”, “¿conseguiré no quemarme?” o “¿este año me durará más el moreno?”. En este artículo encontrarás la respuesta y las claves para lucir mejor que nunca y conseguir que el bronceado te dure más.

No hay duda de que una piel dorada luce mejor y el bronceado estiliza la figura hasta tal punto que parece más delgada. Además, la exposición al sol eleva tus niveles de serotonina y te hace sentir más feliz. De ahí que a todos nos guste tumbarnos en la playa y recibir una buena dosis de la famosa vitamina D del sol.

Pero antes de ponerte el bañador y calzarte con las chanclas, hay varias cosas que debes de tener en cuenta. Mentalízate de que el sol tan solo es bueno si se toma de la forma adecuada y con cierta protección solar (de un mayor o menor factor, dependiendo de la tonalidad de tu piel). En las próximas líneas te contamos cómo broncearse para mantener una piel dorada el máximo tiempo posible y de una forma saludable.

1. Cómo broncearse con protección

Por supuesto, la protección el primer requisito para seguir cuidando tu piel frente a los rayos del sol. Junto al bañador, la toalla y las chanclas, no olvides llevar siempre un protector solar. Si piensas que la protección es un impedimento para conseguir el mejor bronceado, vuelve a pensártelo y piénsatelo mejor… Cuanto más lentamente te broncees, más tiempo te durará.

Aplica la loción protectora o el aceite bronceador 30 minutos antes de tomar el sol y vuelve a hacerlo cada 2 horas y después de cada baño. Así evitarás esas molestas quemadoras que no solo te irritan la piel y el estado de ánimo, dañan profundamente tu piel y tu salud. Recuerda que antes de aplicar el protector, la piel tiene bien seca.

Antes de tomar el sol, evita los perfumes y maquillajes. Los primeros te quemarán la piel y los segundos te dejarán un bronceado muy irregular poco deseable.

2. Exfoliarse bien para broncearse mejor

El moreno es la reacción de tu piel al sol. Asegúrate de exfoliar tu piel de vez en cuando para eliminar la piel muerta que bloquea los rayos del sol. Además, una piel exfoliada se hidrata mucho mejor y transforma visiblemente la textura de la piel.

¡Pero cuidado! No apliques exfoliantes agresivos y hazlo con suavidad para no eliminar todo el color de tu piel, si ya has cogido cierto color… Tampoco es necesario que lo hagas todos los días, con una vez cada diez o quince días es suficiente.

3. Hidratarse antes, durante y después

Cualquiera que te hable sobre cómo broncearse, ya sea más rápido o más lento (para que te dure más), te hablará de lo importante que es hidratarse bien.

La noche anterior a tu día de playa o piscina, hidrata bien todo tu cuerpo y prepara tu piel para el sol, dejándola lo más suave posible. Recuerda que cualquier bronceado luce mejor en una piel suave y bien hidratada.

Como broncearse este verano

Durante la exposición solar, no olvides mantenerte hidratado tanto por dentro como por fuera. Las lociones y aceites solares de Tropicania son también hidratantes y dejan tu piel con un tacto muy suave y agradable.

4. Cómo broncearse controlando el tiempo

Tal y como hemos dicho antes, el bronceado dura más cuando se consigue poco a poco. En pieles normales, se recomienda ir aumentando la exposición al sol en 10 minutos cada día. Esto es importante sobre todo durante los 10 primeros días, después la piel ya está más acostumbrada al sol y más preparada para exposiciones prolongadas. No obstante, las personas con una piel clara necesitarán más de 10 días y las de piel oscura, menos.

Recuerda que las peores horas para tomar el sol son de 12 y las 4 de la tarde. Durante estas horas las radiaciones solares son más agresivas y se necesita una mayor protección.

5. Nada, camina, ¡muévete!

La mejor solución para un bronceado perfecto es el movimiento. Seguro que odias esos bronceados irregulares, con unas zonas más blancas que otras. Con la relajación es normal quedarse dormido al sol, pero es muy peligroso. Si planeas una breve siesta bajo el sol, pon una alarma que te despierte (¡imprescindible!).

Para no ponerte más moreno por delante que por detrás, acuérdate de darte la vuelta cada 15 o 30 minutos y no te olvides de tus brazos para que el bronceado quede igualado… Pero lo importante es cambiar de posición, ¿y qué mejor forma de hacerlo que estando en continuo movimiento? Además, si caminas o haces ejercicio fortalecerás tus músculos y lucirás aún mejor.

6. Protege tus ojos del sol

A medida que los ojos se exponen a la luz del sol, los melanocitos en el iris comienzan a producir melanina, la cual potencia el bronceado. Pero hay que tener mucho cuidado porque los ojos también sufren quemaduras solares que provocan daños a corto y largo plazo. Así que lo mejor es ponerse un sombrero y mantener los ojos cerrados mientras se toma el sol. Aunque, evidentemente, si te levantas de la tumbona o la toalla tendrás que abrir los ojos… en ese caso, es recomendable llevar unas buenas gafas de sol.

7. Renuévate con una buena ducha

Para lucir un bronceado perfecto es imprescindible cuidar mucho la piel, mantenerla hidratada y libre de tóxicos. Después de tomar el sol, elimina con un baño o una ducha los restos del bronceador, el coloro y la sal. A continuación, aplica una crema aftersun o gel de aloe vera para hidratar tanto el rostro como el resto del cuerpo y, si es necesario, calmar las posibles irritaciones de la piel.

8. Cuida tu alimentación

¿Sabías que una alimentación adecuada puede ser tu mejor aliada para conseguir un bronceado perfecto?

La vitamina C (presente en algunas verduras, cítricos y frutas rojas) ayuda a reparar los daños causados por la exposición al sol. Y la vitamina E (presente en cereales, frutos secos y legumbres) bloquea el paso de los radicales libres que provocan el envejecimiento prematuro.

La clave está en mantener una dieta equilibrada y sana, para asegurarnos de que el cuerpo recibe todos los nutrientes que necesita. En concreto, se recomienda tomar mucha fruta fresca, verdura y cereales con un alto nivel de fibra y antioxidantes.

Siguiendo estos consejos conseguirás el mejor bronceado. Si todavía tienes dudas sobre cómo broncearse de una forma sana y natural, síguenos en las redes sociales para estar al día.

Comparte en redes sociales