La manteca de karité y el secreto de Cleopatra

El secreto de cleopatraDesvelamos el Secreto de Cleopatra

¿Qué mujer no se preocupa por mantener su belleza? Ahora disponemos de infinidad de cremas y productos cosméticos que nos ayudan a mantener nuestra piel en las mejores condiciones, pero ya en el Antiguo Egipto optimizaban sus recursos para conseguirlo. ¿Quieres saber cuál era el secreto de Cleopatra para ser una de las mujeres más bellas de su época? Te sorprenderá saber que tú también puedes usarlo.

La reina de Egipto fue una de las primeras ‘adictas’ a los tratamientos de belleza de la historia. Y uno de sus mayores secretos para mantener la piel perfectamente hidratada fue la manteca de karité, que ordenaba traer expresamente de África.

¿Por qué Cleopatra usaba manteca karité?

Esta crema hidratante natrual, que hoy sigue siendo uno de los productos cosméticos más valorados, proviene de los frutos del árbol del karité, que se preparan para conseguir un bálsamo de alto poder hidratante.

Si la manteca de karité tiene tantas propiedades beneficiosas para la piel es gracias a los numerosos principios activos que contiene, entre los que destacan los ácidos grasos, oleico y linoléico. En su fórmula, también se encuentran fitoesteroles, antioxidantes y alantoina, con efecto antiinflamatorio y protector.

Una de las características más curiosas de este producto es su textura sólida, que puede dificultar su aplicación a las personas que no tienen experiencia en ella. El truco perfecto para poder usarla sin problemas es coger una pequeña cantidad entre las manos y calentarla hasta que se convierta en aceitosa.

Beneficios para la piel

Manteca de Karité

Cleopatra fue una de las primeras fans de la manteca de karité. 

¿Cómo nos ayuda la manteca de karité a cuidar nuestra piel? La verdad es que podemos aplicarla en todo tipo de pieles y situaciones. Este producto es adecuado incluso para pieles atópicas, sensibles, reactivas y con psoriasis. También trata todo tipo de irritaciones cutáneas, desde la dermatitis del pañal a los eccemas. Por supuesto, también es el recurso perfecto para solucionar la piel seca y agrietada de todos los miembros de la familia, como los típicos talones agrietados. Incluso podemos usar esta manteca para prevenir la formación de estrías y grietas en el pezón durante la lactancia.

Más secretos de Cleopatra

La reina de Egipto no se conformó con tener la piel perfectamente hidratada gracias a la manteca de karité. Su objetivo de ser la más bella se cumplió gracias a numerosos productos de cosmética natural que le preparaban sus alquimistas, y que contenían ingredientes no tan alejados de los que usamos en la actualidad como podría parecer.

Así, ya usaba su particular kohl para los ojos, realizado a base de polvo de grafito y de malaquita verde, y con una dosis muy pequeña de plomo. Los investigadores han demostrado que esta peculiar mezcla le ayudaba a embellecer sus ojos, pero también a mantenerlos sanos ya que tenía efectos inmunológicos.

Además, Cleopatra usaba su propio exfoliante con sal, polvo de alabastro y miel, que le servía para tener una piel perfecta, que resaltaba con su carmín natural de un intenso rojo, uno de los secretos de belleza con los que sedujo nada menos que al romano Marco Antonio.

¿Más trucos de belleza? La reina de Egipto luchaba contra las arrugas como cualquier mujer, pero en aquella época lo hacía con un ungüento de belleza creado expresamente para ella con incienso, cera, aceite de moringa y ciprés. Y, por supuesto, no podemos olvidarnos de sus famosos baños con leche de burra , a los que añadía uno de los ingredientes más valorados de la cosmética natural actual: el aloe vera. Aunque nos parezca increíble, ya podemos presumir de cuidar nuestra piel como reinas, nada menos que como la reina del Antiguo Egipto.

Comparte en redes sociales