Tomar el sol embarazada sin perjudicar al bebé

¿Es peligroso tomar el sol embarazada? Muchas mujeres lo evitan, pensando que puede dañar al feto de alguna manera. La verdad es que se puede tomar el sol embarazada, es necesario tomar ciertas precauciones sobre todo para la piel, que está mucho más sensible por el efecto de los cambios hormonales.

Tomar el sol con moderación y aplicar ciertos consejos básicos te permitirá disfrutar de las ventajas del sol y, a la vez, no sufrir ningún daño por el efecto de los rayos solares.

Tomar el sol embarazadaLos beneficios del sol

Los rayos del sol ayudan a sintetizar la vitamina D, por lo que te ofrecen numerosos efectos positivos para tu organismo, especialmente en lo relativo a la salud de tus huesos.

Esta no es la única ventaja del sol, ya que también aumenta la producción de serotonina, la hormona que mejora el estado de ánimo. Sentirte bien durante el embarazo es fundamental para que lleves a cabo tu gestación en las mejores condiciones.

Por supuesto, verte un poquito bronceada y con un bonito color de piel también te ayudará a ganar seguridad en ti misma en un periodo de tantos cambios físicos como es el embarazo. Así que, ¿por qué no tomar el sol? Puedes hacerlo, siempre y cuando lo hagas con moderación y utilices un factor de protección alto.

Cómo tomar el sol embarazada

El uso de un protector solar de calidad y con un índice alto, 50 es el más adecuado, es imprescindible para que puedas disfrutar del sol sin riesgos durante el embarazo. Recuerda protegerte también la piel del rostro, ya que es una de las zonas más delicadas ante los efectos de los rayos UVA.

Es recomendable que te apliques la crema solar al menos una hora antes de exponerte al sol, ya que así le darás tiempo a penetrar en la piel y resultar realmente efectiva.

Ten en cuenta que los cambios hormonales que implica el embarazo aumentan tu riesgo de sufrir un melasma, es decir una mancha oscura en la piel que se produce especialmente en el rostro.

Protegerte la cabeza con un sombrero también te permitirá evitar dolores de cabeza, por el efecto del sol.

También debes tener en cuenta el momento de exponerte al sol, y por cuánto tiempo lo haces. Procura no estar más de 15 o 20 minutos al día y no lo hagas entre las 11 y las 16 horas, ya que es la franja horaria en que el sol tiene mayor intensidad.

Ten en cuenta que la barriga y las nalgas de una mujer embarazada son todavía más sensibles, especialmente por la tendencia a la aparición de estrías. No olvides aplicarte un producto específico para ello, ya que el sol es aún más agresivo en estas zonas de la epidermis.

Tomar el sol en primavera

Tendemos a pensar que el sol de primavera no es tan dañino, ya que no tiene la misma intensidad. No caigas en ese error y protégete siguiendo los mismos consejos que en verano para evitar daños en tu piel.

Además, ten cuidado con los posibles cambios de temperatura, que pueden acabar produciéndote un resfriado. No exponer todo tu cuerpo puede ser una buena opción para evitarlo.

La importancia de la hidratación

Beber al menos 2 litros de agua al día es indispensable para el buen estado de salud de nuestro organismo. Por supuesto, si estás embarazada debes hidratarte igual. Y aún es más importante si vas a tomar el sol.

No olvides que el sol deshidrata, si quieres evitar los riesgos que implica una deshidratación en tu cuerpo es indispensable que te asegures de tomar agua durante toda tu exposición al sol.

¡Sigue estos consejos y disfruta del sol durante tu embarazo!

Comparte en redes sociales